LA COMUNICACIÓN EN LA PAREJA

Es una preocupación silenciosa pero candente el aumento de separaciones y divorcios que están viviendo las parejas tanto casadas como de hecho, más que nada por las consecuencias que acarrea sobre todo cuando hay hijos y se producen repercusiones a nivel social.

Al finalizar la etapa de noviazgo y con el comienzo de la vida en pareja, ambos se introducen en la vida de entrecasa, en la cotidianeidad y todo lo que parecía un sueño hermoso, muchas veces se convierte en una pesadilla con la consecuente desilusión y hastío.

Cuando la pareja no logra construir satisfactoriamente el espacio de decisiones comunes, el ‘nosotros queremos’ y queda cada quien preso en el ‘yo quiero’, suelen surgir conflictos de poder. La primera queja que traen a la terapia de parejas suele ser: “No nos entendemos, vivimos peleando”. Además tampoco acuden fácilmente sino cuando sienten que no pueden resolverlo solos.

Que es la terapia de parejas?

La terapia de pareja es un modelo terapéutico utilizado para intentar resolver los aprietos en la relación que va sufriendo desgastes, tanto por la convivencia como por los cambios personales y las diferentes etapas que atraviesa la familia.
Muchas veces tardan en acercarse por prejuicios, por escepticismo: ‘un extraño no me va a resolver’. O piensan que se les va a dar consejos para ‘ser bueno y soportarlo todo’

Por eso es muy válido que el psicólogo provea información clara y sencilla sobre el proceso de terapia, qué se busca, cómo son las sesiones y otros detalles útiles. Cuando una pareja acude a buscar ayuda es porque “el vaso se colmó”. En muchos casos, es posible superar los desencuentros, conflictos, visiones enfrentadas.

¿Sigue siendo “cosa de mujeres” la terapia de parejas?

–Hace unos años la mujer venía sola, si convencía al marido, venían los dos. Hoy eso cambió, en la mayoría de los casos vienen juntos, aconsejados por alguna pareja que tuvo buenos resultados con la terapia.

¿Cómo plantean su problema?

El primer malestar que mencionan es la falta de comprensión mutua, como si vivieran en universos paralelos, solos, abandonados, convertidos en víctimas. Cada uno piensa que el otro es el culpable. Vienen buscando alguien que les dé la razón. Es útil aclararles que el psicólogo no es un juez y que no buscamos al malo de la película; se les explica que la responsabilidad de la relación es compartida.

Aprender a negociar en la pareja, el gran desafío.

Uno de los puntales de esta terapia es trabajar los problemas de comunicación en la pareja. Personas que no saben escucharse, que culpan a su pareja de su infelicidad, deben aprender a acordar, negociar, volverse más flexibles.

¿Cómo lograrlo?

Se implementa un entrenamiento en habilidades de comunicación, comenzando por el ejercicio de escuchar. Expresar lo que se espera de él/ella o de la relación (expectativas). Se ejercitan a hablar en tono asertivo, solicitando lo que necesitan sin gritar, sin acusar, reconociendo lo bueno del otro. El objetivo es que aprendan a vivenciar que la conducta tiene sus consecuencias buenas y malas. Se enseñan técnicas para acordar o negociar, para ponerse en el lugar del otro, o sea adquirir una perspectiva más amplia.

Recuerdos del pasado

–La terapia contempla aprender a recordar los lugares, fechas, canciones que han unido a la pareja, expandir la mente, recordar lo bueno y no quedarse estancados en lo desagradable. Entiéndase que esto lo viven como un proceso, pues la tarea en ocasiones no es fácil porque vienen con una carga emocional muy grande; la tarea es ir bajando los decibeles.

¿Qué se requiere para identificarnos como pareja sin dañar la individualidad?

Lo primero e indiscutible es la buena voluntad y una dosis de humildad. Saber reconocer los errores y acceder a trabajar las partes de la personalidad que no están ayudando a que la relación funcione. Es de gran beneficio que cada uno aborde su bagaje personal, su propio crecimiento y que no viva esperando que el otro le haga feliz. Hay que cultivar otros ámbitos de la propia vida.

Congeniar los puntos de vista masculinos y femeninos.

–El hombre y la mujer tienen diferentes maneras de abordar los temas de la vida y las relaciones. El hombre suele ser más objetivo y práctico, la mujer más emotiva y exigente, a veces exageradamente. El problema se perpetúa cuando cada uno es incapaz de apearse de sus creencias y actitudes limitantes. Es común comenzar con frases que degradan al otro y así se va perdiendo la capacidad de escucha hasta llegar a la violencia, primero verbal y después física.

Conflictos más comunes

Cuando la insatisfacción se adentra en la relación, comienzan los problemas de comunicación; va surgiendo la dificultad de expresar los sentimientos, y esto también es campo fértil para la infidelidad. Los casos más comunes son insatisfacción sexual, desacuerdos financieros, contrariedades con la familia de origen, dificultades en el manejo y crianza de los hijos y otros. Además hoy con las familias ensambladas, problemas con los hijos de un matrimonio anterior.

¿Cuándo la separación es la opción?

–Cuando sea la última salida, antes se debe intentar en lo posible reparar lo que se ha dañado. Y casi siempre se puede, con buena voluntad y toma de conciencia. Pero cuando hay extrema violencia, infidelidad, hombres con familias paralelas, es mejor salirse de allí. Una pareja son dos, no es un trío y menos una pandilla. No siempre el amor une a una pareja, muchas veces son los intereses económicos en común, el miedo a la soledad, la dependencia económica –sobre todo de la mujer–.

¿Es bueno escuchar consejos de familiares y amigos?

–Son los primeros consejos en llegar, pero generalmente no son posiciones neutras. La pareja tiene que aprender a madurar y resolver sus conflictos. Hay una variable que tiene que considerarse: la intimidad. Muchas veces las parejas que estaban peleadas a muerte, sorprenden a sus familiares que los ven reconciliados y acaramelados y no entienden que pasa. Pero si ayer nomas se odiaban! …dicen boquiabiertos.

No hay que olvidar que las parejas suelen reconciliarse bajo las sábanas.

¿Cuál es el punto límite de la tolerancia y de las exigencias?

El límite está en la zona de la pérdida de la dignidad. Cuando la pareja deja de ser un aliado en la vida para convertirse en alguien que permanentemente está humillando y bloqueando toda iniciativa de crecimiento, es el momento de plantearse una ruptura, que en estos casos es una salida hasta saludable.

El arrepentimiento: “no debí casarme con él”, “no era la mujer que pensé”.

–Hay parejas que hacen del llevarse mal un estilo de relacionamiento. Viven quejándose del otro, pero a la vez están sólidamente unidos. En estos casos, escarbando un poco, se puede ver que la persona no está satisfecha consigo misma y proyecta su frustración sobre el otro. Un espacio importante en la pareja es el trabajo individual, que permita tomar contacto con los factores personales que le conviene cambiar para encontrarse consigo mismo y a la vez mejorar la relación.

Una frase  final  lo dice todo

“No es suficiente encontrar a la persona ideal, nosotros también debemos ser la persona ideal”, Jackson Brown, motivador personal.

Sin olvidar que la vida en pareja puede ser muy bella, ya que es una de las experiencias más estimulantes que puede vivir el ser humano, pero si no se la cuida el príncipe se convertirá en sapo y la princesa en bruja. Novela romántica, cuento de terror o un gran aburrimiento. La cosecha depende de lo que cada uno esté dispuesto a sembrar.

Éxitos en tu crecimiento personal y de pareja!

Saludos cordiales
Dra. Susana Vazquez

Tags: ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre Susana Vázquez

Soy Doctora en Psicología, por la Universidad Nacional de Asunción. Estoy especializada en la terapia del Estrés Postraumático, soy Master en Programación Neurolinguística, especializada en Hipnosis Ericksoniana y Terapia Sistémica. Ver más...

Testimonios

Estoy muy agradecida por la oportunidad de participar en este Curso. Fueron horas muy valiosas, las clases siempre fueron muy profesionales, interesantes y muy dinámicas, por lo que aprecio mucho a la Dra. Susana. Realmente este curso es un aporte excelente para los profesionales de la Psicología ya que el TEPT está presente en cada sociedad y el curso brinda una manera muy eficaz de ayudar a personas que lo sufren obteniendo un gran beneficio. La técnica es valiosa y útil pues da excelentes efectos. Es una herramienta nueva, muy práctica y con grandes resultados.

Lic. TANJA VALESKA BARTEL
Lic. en Psicología por la Universidad Católica "Ntra. Sra. de la Asunción" vive en Filadelfia, Chaco Py

La Dra. Susana Vazquez ha desarrollado para nosotros clases magistrales sobre el TEPT. El aprendizaje es fácil debido a la presentación y exposición ágil y dinámica. Recomiendo a mis colegas  este maravilloso curso ya que los resultados no se hacen esperar. Como participante del curso me siento satisfecha y rica en conocimientos. Gracias!

Lic. ANA MARIA FRUTOS ALBOSPINO
Psicóloga por la Universidad Católica “Nuestra Señora de la Asunción”

La Metodología, el contenido así como las actividades prácticas  realizadas en el Curso Teórico – Práctico de Estrés Post Traumático y la excelencia de la Profesora en trasmitir dicho conocimiento,  me sirvieron de mucha ayuda para mi trabajo como Terapeuta.

Estoy muy agradecida por haber tenido esta oportunidad de aprendizaje y el Curso cumplió ampliamente mis expectativas. Gracias Dra. Susana!

Lic NILSA ROJAS
Psicóloga por la Universidad Nacional de Asunción

Desde  que conocí la Técnica, en la Conferencia de la Dra. Susana Vazquez en el IV Congreso Internacional de Psicología “Desafíos y Perspectivas de la Psicología” en la Facultad de Filosofía de la Universidad Nacional del Este, Ciudad del Este, agosto 2013, me encantó, me llamó mucho la atención el tema  y pensé: “Tengo que hacer este Curso”.

Las clases me parecieron muy dinámicas, con lenguaje apropiado y fácil de entender, cada clase me motivaba a seguir viniendo semanalmente de Ciudad de Este La técnica en si me resultó muy útil e interesante, nunca conocí  o estudié algo así. Este curso ha sido una experiencia única y muy satisfactoria  para mí  como persona y como profesional.

Por esto, les invito a todos los colegas que se animen y también sean partícipes de esta experiencia maravillosa.

Lic. JESSICA ALICE ARAUJO LOPEZ
Psicóloga por la Universidad Nacional del Este. Ciudad del Este, Py

El contenido del curso estuvo organizado en forma secuencial, coherente, para ir comprendiendo los sustentos teóricos y científicos de la Técnica. Particularmente, estoy sorprendida por el uso que la técnica “Memoria-Tiempo-Procesamiento” hace de los mecanismos neurobiológicos para el procesamiento de la información del trauma.

Fue muy cómodo compartir con un grupo de colegas – algunos con muchos años de experiencia,  otros noveles- y experimentar el aprendizaje a nivel individual y grupal. Estoy motivada y convencida de que la Técnica puede apoyar a pacientes con Estrés Post Traumático. Gracias Dra. Vazquez.

Dra. MARIA JOSEFINA RÍOS V.
Psicóloga por la Universidad Nacional de Asunción

El Programa se cumplió sistemáticamente y me sorprendió la perfecta secuencia, el orden lógico, la claridad de los conceptos y la coherencia entre las teorías presentadas y la Técnica. Mi motivación inicial fue elevada y  se mantuvo  a lo largo de todo el curso.

Pienso que es una maravillosa conjugación de teorías, constructos y técnica que posibilitan una intervención psicológica por sus efectos  sorprendentes al  producir cambios no solo a nivel cognitivo y emocional sino también fisiológico.

Dr. RICHARD GUSTAVO GÓMEZ MARTÍNEZ
Lic. En Psicología por la Universidad Nacional de Asunción

El curso es muy bueno y rico en contenido, muy interesante, además la Dra. es una excelente profesora que supo transmitir sus conocimientos sobre el tema. Las técnicas de aprendizaje grupal me ayudaron mucho para fijar lo teórico. Algo muy importante que puedo destacar es la motivación que  recibí desde el principio hasta el final, el curso llenó mis expectativas por lo que recomiendo a todos mis colegas que se animen a tomar el curso ya que es una herramienta de trabajo muy útil para el consultorio.

Lic. ELENA CARDOZO
Psicóloga por la Universidad Nacional de Asunción